Una Cruzada de Pasiones

Una Cruzada de Pasiones

Pepa Salazar, Ángeles Marco, Ovidi Benet, Niño de Elche, Guillem Sarrià

23 / 09 / 21  -  26 / 11 / 21 // VLC
Una Cruzada de Pasiones
Una Cruzada de Pasiones
Una Cruzada de Pasiones
Una Cruzada de Pasiones
Una Cruzada de Pasiones
Una Cruzada de Pasiones
Una Cruzada de Pasiones
Una Cruzada de Pasiones
Una Cruzada de Pasiones
Una Cruzada de Pasiones
Una Cruzada de Pasiones
Una Cruzada de Pasiones
Una Cruzada de Pasiones
Una Cruzada de Pasiones
Una Cruzada de Pasiones
Una Cruzada de Pasiones.

“Se subió muy alto y se cayó muy bajo.”
Juan Carlos García y Óscar Montón, 72h, 2005

“[…] y en la noche, cuanto todo parecía dormido, rompió la noche un ruido legendario, la fiesta debe continuar.”
Roses Club, Que siga la fiesta, 1992

Cuando deseas algo muy muy fuerte, tanto que estás dispuesto a hacer lo que sea para conseguirlo, el deseo se convierte en realidad dentro de tu cabeza. Nunca ha sido más alcanzable que en ese momento, en el que parece que se erige ante ti. Pero, justo en el instante en el que las yemas de tus dedos están a punto de rozarlo, se desvanece sin dejar rastro. Y ahí estás tú, quieto, con cara de imbécil, pensando en aquello que podía haber sido y no fue. Aunque, pensándolo bien, ¿qué más da?

Una cruzada de pasiones surge como una invitación a repensar aquellos hechos que tuvieron lugar en torno a la ciudad de Valencia —en esa época convulsa que va desde mediados de los ochenta hasta principios de los noventa— y que han quedado grabados en el inconsciente colectivo de varias generaciones. Un momento en el que cristalizó, de manera efervescente y mágica, la unión entre disciplinas artísticas y géneros musicales y, como todo lo que acompaña a lo mágico, un momento condenado a desaparecer sin revelar el truco. La ciudad mostraba un potencial magnífico para situarse fuera del circuito mainstream: el ansia de libertad, el deseo de formar parte de lo que se estaba creando, el apetito de ser vanguardia. Una cruzada por experimentar, innovar, expresarse y, de nuevo, por la libertad, fuese cual fuese su significado.

La propuesta comienza en House of Chappaz Showcase con las piezas de Niño de Elche (Tecnocaucho, 2021) y Guillem Sarrià (Auge, 2021), ambas producidas exprofeso para esta exposición. Introducen en la sala ese momento de efervescencia, un panorama de explosión musical, estética, industrial y política. Dos piezas que revisan el pasado a través de su archivo de imaginarios.

La exposición continúa en House of Chappaz Flat, donde Ángeles Marco (Camuflaje, 1989) se impone como una de las voces que se sumergió en la conceptualización artística generada en ese período para renovarla desde la escultura. Pepa Salazar (Pieza sin título, 2021, en colaboración con Mario Montesinos), Ovidi Benet (Destroy 2021, 2021) y Guillem Sarriá (Caída, 2021, segundo capítulo de la pieza presentada en House of Chappaz Showcase) materializan la explosión y, finalmente, la posterior decadencia.

Aquel movimiento marcó una pauta que dejó huella en quienes lo vivieron y en las siguientes generaciones. Cada uno lo recuerda a su manera, y es muy diferente para quienes lo han vivido a través de testimonios o relatos. Una cruzada de pasiones materializa esa mezcla de fascinación por vivir “algo que se genera” y que no pudo llegar a producirse, esa sensación latente que forma parte de la historia. Porque Valencia fue el lugar.

Julia Castelló y Ali A. Maderuelo, comisarios.

#unacruzadadepasiones