Sanpaku Eyes

Sanpaku Eyes

Anna Moreno, Sarah and Charles, Jakub Jansa y Karolína Juříková

31 / 01 / 20  -  13 / 03 / 20 // BCN
Sanpaku Eyes
Sanpaku Eyes
Sanpaku Eyes
Sanpaku Eyes
Sanpaku Eyes
Sanpaku Eyes
Sanpaku Eyes
Sanpaku Eyes
Sanpaku Eyes
Sanpaku Eyes
Sanpaku Eyes
Sanpaku Eyes
Sanpaku Eyes
Sanpaku Eyes
 
Una mirada que atrae la destrucción, la violencia, que presagia las catástrofes y un continuum de situaciones accidentadas. Según la lectura médica china y japonesa del rostro, y su vinculación a las teorías macrobióticas de George Ohsawa, los ojos en Sanpaku muestran un desequilibrio en el individuo más allá de lo fisiológico, espiritual o psicológico, dando como explicación una propensión al caos. De hecho, los ojos en Sanpaku son una advertencia de un pronto final. Sin embargo, tras el desastre del desequilibrio también llega un nuevo comienzo. Sanpaku Eyes es un nuevo amanecer. Los ojos puestos en un nuevo futuro. Allí donde, tras la caída de los sistemas legendarios de narración de la vida, las posibilidades parecen multiplicarse de manera fractal.
 
Este proyecto indaga sobre las nociones de nuevo mundo a través del trabajo utópico/distópico de los artistas Jakub Jansa y Karolína Juříková (República Checa), Anna Moreno (España/Países Bajos) y Sarah and Charles (Bélgica). En los trabajos presentados en Sanpaku Eyes las barreras entre lo utópico y lo distópico desaparecen tras el derrumbe que efectúa la ficción de la narración en un ejercicio de especulación sobre otras formas de vida. Así Sanpaku Eyes plantea cómo seremos y nos contaremos después de la catástrofe. Desde diferentes obras se explora cómo las estructuras humanas son ya un nuevo estado biológico y psicológico cuya sustancia es todavía demasiado prematura para definir, demasiado compleja para determinar. 
La exposición cuenta con instalaciones, desarrolladas principalmente en vídeo, de Jakub Jansa y Karolína Juříková, Anna Moreno y Sarah and Charles. Estas producciones se constituyen a través de lenguajes fílmicos, nuevas realidades post-humanas, estructuras arquitectónicas utópicas y visualidades post-internet a lo largo de Espai Tactel Toormix. 
Anna Moreno proyecta una ciudad utópica que podríamos llamar Billennium. Inspirada en el relato homónimo de J.G. Ballard, esta ciudad se conforma bajo una estructura socio-económica heredera del enjambre. Allí la miel pasa a ser Bitcoin y la reina es una Queen Bee que se desplaza a paso de twerking por el edificio Walden 7. Este edificio, ideado y construido por  el arquitecto Ricardo Bofill en 1975, desplaza la estrategia utópica hacia una realidad que se nos ofrece desplegada sobre lo real en sí. La instalación Billennium (2017-18) destila una atmósfera alucinada entre la repetición y la diferencia de la arquitectura modular, el calidoscopio de emergencia, el zumbido de las abejas y el sonido de la Gauche Divine barcelonesa que es retomado al más puro estilo de la vaporwave en la composición de Siem Beets. 
En April showers bring May flowers (2018) de Jakub Jansa y Karolína Juříková la promesa del agenciamiento de una nueva comunidad emerge del relato ontológico sobre la raíz del apio nabo. La joven vidente, protagonista del segundo episodio de la ambiciosa saga Club of Opportunities producida por Jakub Jansa, nos acerca a una esperanzada historia de renacimientos o, mejor dicho, de florecimientos. Tras las capas de una fina arena una nueva escritura inscribe la historia de estas Apiales en un relato por venir. En ellas la tinta tatúa el nombre de un nuevo sistema. 

Vanity of Vanities (2018) del dúo belga Sarah and Charles nos proporciona una narración abierta sobre el flujo informacional que se abre en ventanas expandiéndose interminablemente en Instagram. La hiperconectividad se nos ofrece más allá de la exposición egocéntrica en las redes sociales, mostrando la vacuidad de nuestra existencia. Porque “vanidad de vanidades, todo es vanidad”. Un texto ondea a lo largo del perfil de Instagram #inthehandsofpuppets. Se trata del texto sagrado adscrito al Antiguo Testamento, Eclesiastés 1. Este se extiende junto a las imágenes vaporosas de nuevos filtros faciales, figuras efímeras sujetas al humo del vaping, los rostros de influencers como Kim Kardashian o productos imposibles para nuestra vida. Todo es vano. Todo ha sido ya. 
 
Sobre nuestro mundo arruinado solo queda una verdad. Un espacio que se construye en las mismas estructuras distópicas del augurio de los ojos en Sanpaku.
 
Un proyecto comisariado por Johanna Caplliure.
 
 
 
 
 

#sanpakueyestactel