Paisajes Intuidos

Luis Úrculo

09/03/2018 18/05/2018

PAISAJES INTUIDOS.

El hombre que se enamoró de la luna

Fly me to the moon
Let me play among the stars.
Let me see what spring is like
On a, Jupiter and Mars
In other words, hold my hand.

Escrita en 1954 por Bart Howard, Fly me to the moon fue popularizada en 1964 por Frank Sinatra y asociada directamente a las misiones que la NASA estaba desarrollando con el programa Apollo en dirección a la luna.

Tomando como referencia todo el material desclasificado de las diferentes misiones del programa Apollo, el trabajo que Luis Úrculo presenta en Paisajes intuidos, al igual que ocurre con la canción de Sinatra, no sólo habla de la luna como un lugar para la utopía, el sueño o el amor, sino que es el propio paisaje lunar, o lo que de el conocemos a partir de los registros fotográficos y videográficos que nos ha aportado la NASA, el que se aborda como laboratorio de trabajo, como maqueta sobre la cual se activan algunas de las nociones fundamentales en el trabajo de Úrculo; la cuestión ampliada del archivo, la doble erosión de la imagen y las relaciones entre ficción y performatividad en la construcción de la historia. Como escribía Rodrigo Fresán en El fondo del cielo, Bienvenidos a la Era de las Cosas Extrañas. Bienvenidos a Tierra Ficción.

Can you hear me, Major Tom?. /Can you “here am I floating ‘round my tin can/ Far above the moon/ Planet Earth is blue / and there’s nothing I can do

Editada como sencillo en 1969, Space Oddity (rareza espacial) la canción de David Bowie que supuestamente fue lanzada para coincidir con el aterrizaje en la Luna del Apollo 11, fue utilizada por la BBC en su cobertura del alunizaje. La llegada del hombre a la luna cantada por uno de los marcianos mas bellos que ha pisado nuestro planeta.

Al igual que la canción del duque blanco, las obras de Úrculo pueden considerarse como rarezas espaciales, en el sentido de deslindarse de la idea de una construcción normativa y/o documental de las misiones espaciales, sino que su trabajo opera sobre la propia extrañeza de estos materiales, a partir de la re-construcción, que no es otra cosa que una ficción sobre lo que ya de por si lo es. Y no es ciencia-ficción, sino la simple idea de la construcción de “lo real”.

En este sentido, vemos tres rutas de trabajo en estos paisajes intuidos sobre los que trabaja Úrculo. En primer lugar la re-construcción de los elementos que nos aportan los documentos de la NASA a partir de unas maquetas que el artista construye y que le sirven de punto de partida para diferentes trabajos que van desde el objeto fotográfico a la imagen impresa o el dibujo en esa apertura o deslindamiento disciplinar que conforma una de las señas de identidad de su trabajo. Como decía WJT Mitchell, mas allá de lo interdisciplinar o lo transdisciplinar , tenemos que optar por la indisciplina. Y el de Úrculo es un trabajo indisciplinado en este sentido, pues desde lo arquitectónico propone una deliberada deriva hacia el objeto, la imagen y lo instalativo.

La segunda ruta, conecta con otros trabajos anteriores de Úrculo en los que mediante una serie de palabras dibujadas, construye un inventario de objetos cuya propia materialidad nos invita a imaginar la fisicidad de esos elementos. Los nombres y las cosas, que escribía Foucault o el poder de la cartela en la institutional critique. En este caso, el listado de cosas o elementos que enumera Úrculo, no tienen un espacio institucional determinado a la manera de una colección o archivo, sino que juegan con la idea de imaginar la luna como un inmenso white cube que ese listado tuviera que catalogar.

En tercer lugar, tomando como referencia las grabaciones que sobre las misiones del Apollo conserva la NASA, Úrculo plantea en esta exposición el inicio de un trabajo que incide en idea de la performatividad de lo real. La realidad, diría Butler, no es otra cosa que “una repetición de gestos”, una coreografía de movimientos que a costa de repetirse se hace real, verdadero, auténtico. Sobre esta ideas, de lo real/ficticio, operando en el territorio de la verosimilitud, Úrculo plantea un work in progress de lo que finalmente será el libreto para una opereta, planteada como una serie de gráficas en los que intuimos los movimientos de dos astronautas en el momento de alunizar como si de una pieza danzada se tratase. Una coreografía del alunizaje, un baile en el paisaje lunar. Ruido blanco de fondo, un vals para dos astronautas.

Underneath the strobe lights / we’ll dance all night /I’m a little bit shy / you’r /easy on the eye /And at the slightest touch we’re in love/You and me and the moon, ooh, ooh

En 1995 me compro el primer disco de los Magnetic fields, Get lost. Entre otras maravillosas canciones como Smoke and mirrors, Love is lighter than air o All the umbrellas in London, una de mis favoritas es You and me and the moon. Apertura sintética, acelerado disco-pop y voces a dúo que hablan de Brian Wilson, luces estroboscópicas y amor con la luna de fondo. Termino este texto con esa canción de fondo.

La luna es un white cube, una sala de baile, una colección de readymades abandonados. La luna es un objeto erosionado, un archivo, una maqueta. La luna es un paisaje intuido, un dibujo a carboncillo, el libreto de una coreografiada opereta. Houston, aquí Tranquility Base, Luis Úrculo ha alunizado en Espai Tactel. Ven a dar una vuelta en mi aeroplano y visitaremos al hombre en la luna.

Jesús Alcaide,
Crítico de arte y comisario independiente.

Sponsors


Contacto

C/ Dénia 25, B.  46006  València  (Spain)

Tel1. (+34) 963 958 808

Tel2. (+34) 696 190 285

espaitactel@espaitactel.com

Newsletter

 

Horario

Lunes - Viernes 11:00 - 14:00 y 17:00 - 20:00
y por cita previa


by Tactel Graphics