Métrico Imperial

25/05/2018 05/07/2018

Manu Arregui (Santander, 1970)
Zigor Bayarazarra (Bilbao, 1976)
Fito Conesa (Cartagena, 1980)
Juan Hidalgo (Gran Canaria, 1927- 2018)
Miguel Ángel Gaüeca (Bilbao, 1967)
Diego del Pozo Barriuso (Valladolid, 1974)

Comisariado de Eduardo García Nieto (Miranda de Ebro, 1974)

El título del proyecto está tomado de los dos sistemas de medida hegemónicos en la actualidad y busca desmontar la supuesta neutralidad de los mismos y su relación con la construcción de identidades contrahegemónicas o no normativas. El pensamiento decolonial, feminista y queer ha cuestionado nociones como “lo natural”, “lo objetivo” o “lo neutro”, evidenciando que muchas de estas categorías plantean la persistencia de un sistema de dominación y control sobre los individuos y sus cuerpos. Al plantear cualquier “alteración” de la norma como una anomalía condenan al resto de los sujetos a ser percibidos como excepcionalidades o contra modelos. Esta “oposición” presupone una homogeneidad irreal en el resto de la población.

Palabras clave: Científico, corporalidades, feminismo, heteropatriarcado, Imperial, masculinidades, métrico, normatividad, poder, poéticas, queer, violencias.

(EXTRACTO DEL PROYECTO MÉTRICO IMPERIAL)

Son los aparatos los que esencialmente generan la poeticidad de una época: su consistencia museográfica, fotográfica, psicoanalítica, etc. Una época es poética porque está aparatizada de tal o de cual manera.” Jean-Louis Déotte, La época de los aparatos, 2004

Partir del territorio disruptivo que genera la fricción entre la noción de dispositivo de Agamben y de aparato de Déotte nos permite articular la muestra entre las estructuras y el aparecer. Más aún si consideramos que para Déotte el arte es el que propicia el transito de un dispositivo a un aparato.

Ya hemos visto que tanto el Sistema Métrico como el Imperial configuran estructuras que afectan no sólo a la medida sino a construcciones políticas, económicas e identitarias y a los desarrollos de las mismas tanto en los cuerpos como en las performatividades.

Ambos sistemas disfrutan de las privilegios de la neutralidad y la naturalización que, como señalan las teorías feministas y decoloniales, les permiten afianzar su hegemonía sin ser cuestionados. La exposición busca problematizar esa dimensión inmutable.

Si consideramos los sistemas de medida como dispositivos y la producción de Marcel Duchamp, 3 stoppages étalon (1913-14) como aparato podremos intuir un ámbito de subversión poética, de nuevo la métrica, en el que cuestionar nuestras lecturas del mundo y de la construcción de masculinidades.

De este modo Ejercicios de medición sobre el movimiento amanerado, 2014-17 de Manu Arregui (Santander, 1970) se apropia de los códigos y lenguajes científicos para evidenciar lo imposible de su medida en contraste con las estrictas codificaciones sociales.

Zigor Bayarazarra (Bilbao, 1976) presenta S/T (The Lunch Project), 2014-2018 en el que encontramos de nuevo la mano, objeto y sujeto de la medida en todo el proyecto, pero su materialidad evidencia la ruptura de las clasificaciones hegemónicas del la escultura y nos obliga a evaluar nuestras voluntades.

Los trabajos de Fito Conesa (Cartagena, 1980) operan como cruce entre dos sistemas de medida, el musical y el de las prácticas visuales, en los que desmonta muchos de los supuestos vinculados a nuestra comprensión de las masculinidades y la tiranía de la homonormatividad. Conesa no evita situarse ofreciendo lo personal como un territorio de combate político.

La producción de Juan Hidalgo (Gran Canaria, 1927- 2018) ha puesto en crisis principios estéticos, formales y sociales. La medida, vinculada a lo musical pero también a los ritmos y lo performativo, y las masculinidades, como espacio de cuestionamiento identitario y arma, han articulado muchas sus obras. Atacando también a las convenciones artísticas al emplear elementos que desestabilizan su propia neutralidad, como el color.

Desde sus primeros trabajos Miguel Ángel Gaüeca (Bilbao, 1967) ha desestabilizado los elementos que permiten fijar las identidades. Esta investigación ha operado tanto en campos específicos, los códigos homonormativos, de clase,… sirviéndose del mundo del arte como espacio de análisis y desmontaje de estrategias de poder.

Y, por último, Diego del Pozo Barriuso (Valladolid, 1974) en sus investigaciones en torno al contacto y los mecanismos y gestualidades de la violencia posibilita la interacción entre las formas de acción política, otros ámbitos de conocimiento y la posibilidad de generar nuevos códigos y ámbitos de relación.

De este modo los trabajos se articulan como un sistema que evidencia la arbitrariedad de los modos de conocimiento que hemos recibido. Y aún así seguimos calculando, evaluando y pesando, sometiendo a nuestros propios cuerpos a esa disciplina, cuando sabemos que nunca será la medida adecuada.

Eduardo García Nieto. Comisario de Arte Contemporáneo y Educador.

Sponsors


Contacto

C/ Dénia 25, B.  46006  València  (Spain)

Tel1. (+34) 963 958 808

Tel2. (+34) 696 190 285

espaitactel@espaitactel.com

Newsletter

 

Horario

Lunes - Viernes 11:00 - 14:00 y 17:00 - 20:00
y por cita previa


by Tactel Graphics