Materials of the Future

Amanda Moreno

24/11/2017 05/01/2018

Infrasimetrías…
… y otras discontinuidades

Blood was our favourite paint
You were my favourite pain
Scratches when skin’s too thin
Fever Ray, Red Trails, 2017

El límite de nuestros cuerpos no es la piel, los límites se adaptan y se expanden porque, con nuestra percepción antropomorfa, somos la medida de nuestro entorno y ese sistema lo modifica al mismo tiempo que lo observa.
Así que adentremos nuestro cuerpo en otro y comencemos la exploración.

“Are life and mind irrelevant to the structure of the universe, or are they central to it?”
John Archibald Wheeler, Information, Physics, Quantum: The Search for Links, 1990

El observador modifica el experimento, pero aún así seguimos aferrándonos a un régimen de verosimilitud en las cuestiones referentes al pensamiento científico. La Ilustración derribó relatos vinculados con la creencia y estableció otras mitologías. La razón, cualquiera que sea, ha construido un nuevo panteón y parecen dar igual las creencias que, al ser refutadas como anticientíficas, han ido cayendo del mismo; su altar sigue presente ante nosotros, pese a que una simple interrogación en nuestras miradas pueda hacerlo tambalearse.

“Si esas creencias pasadas de moda han de tenerse por mitos, entonces los mitos se pueden producir con los mismos tipos de métodos y pueden ser sostenidas por los mismos tipos de razones que hoy conducen al conocimiento científico.
”Thomas S. Kuhn, La estructura de las revoluciones científicas, 1962

La propia historia de la ciencia ha puesto en entredicho esa supuesta infalibilidad de esta disciplina, discurso al que se han sumado la filosofía y el arte,  éste último además  ha sido tradicionalmente un vehículo de conocimiento transversal que nos permite un cuestionamiento de nuestras realidades.

Amanda Moreno (València, 1982) se adentra en este universo y articula su producción en ese sujeto cuyo motor es el deseo de conocimiento, como evidenciaban trabajos anteriores  After Bouvard et Pécuchet, 2015. Pero éste, como cualquier otro deseo, necesita la ausencia, el anhelo y el cuerpo – My body thinks wrong, my body thinks right (2017)-. Así que construye relatos, ficciones que enlazan con nuestra voluntad de “progreso” y que, en su propia configuración, se convierten en ciencia ficción, pese a que sus protagonistas –Cliff Arnall, la teoría de cuerdas, la upsalita…- sean “reales”.

“Por último, cuando la duquesa entendió que ningún modelo podía servirle para estructurar su mundo, resolvió crear uno de su propia invención. Y este mundo estaba compuesto por materia sensitiva y racional con movimiento propio. De hecho, solo estaba compuesto con la materia racional, que es el grado más puro y sutil de la materia. Pues (…) se mueve y actúa tanto por las percepciones como por la consistencia del cuerpo” Margaret Cavendish, El mundo resplandeciente, 1666

Y este deseo de conocimiento nos conduce a la inmanencia, a imaginar nuestro futuro en un entorno en el que los avances se incorporan como cotidianidad, sin dejarnos tiempo a reflexionar en como afectarán no sólo a nuestras sociedades de control sino a nuestra propia materialidad como individuos.
La extrañeza que nos produce leer nombres como upsalita, vantablack o grafeno se convierte en una sensación momentánea ya que pueden ser asimilados sin mayor reparo, transformándose a su vez en nuevos agentes que potencien la sensibilidad química múltiple. Toxinas físicas y mentales que nos conducen a un estado de malestar.

Whisteria cosmolytica, así es como la llamó yo. Un microorganismo que anonada la materia y, mediante ese proceso, obtiene su energía vital. (…) Existe bajo dos formas: como endospora es inofensiva, como la harina, y hasta se puede echar por las calles, pero cuando revive y comienza a proliferar, se convierte en el agente del fin del mundo.”Stanislaw Lem, Moho y oscuridad, 1959

Así que nos encontramos rodeados de pieles, fronteras que evidencian sus excrecencias, un cuerpo arquitectónico que contiene nuestras corporalidades y nos plantea un nuevo relato.

Materials of the Future (2017), no es sólo un espacio en el que plantearnos nuestro papel como agentes dentro de los cambios contemporáneos sujetos al pensamiento científico. La exposición es también un lugar donde conectar realidades, al igual que la teoría de cuerdas que articula la pieza, M is W? (2017); distintos planos que, lo mismo que las supercuerdas, configuran dimensiones físicas y temporales. ¿Si nuestro pasado y futuro están conectados, atravesados y condicionados por nuestros cuerpos, cuál será nuestro papel en este relato?

“De algún extraño modo (…)  el universo es un universo participativo.
”Martin Gardner, La ciencia. Lo bueno, lo malo, lo falso, 1981

Eduardo García Nieto, crítico y comisario independiente.

Sponsors


Contacto

C/ Dénia 25, B.  46006  València  (Spain)

Tel1. (+34) 963 958 808

Tel2. (+34) 696 190 285

espaitactel@espaitactel.com

Newsletter

 

Horario

Lunes - Viernes 11:00 - 14:00 y 17:00 - 20:00
y por cita previa


by Tactel Graphics